La calderería es uno de los métodos de trabajo más demandados en cuanto a trabajar el metal se refiere. Uno de sus usos más comunes es crear depósitos en lo que se transportarán sustancias, ya sean en estado líquido o gaseoso y estas viajan a través de tuberías desde su lugar de origen a su nuevo destino. Pero empecemos por el principio.

Qué es la calderería

La calderería es un tipo de fabricación mecánica cuyo objetivo es el de construir depósitos de grandes dimensiones que sean capaces de almacenar y transportar sustancias en estado sólido, líquido o gaseoso. El material más utilizado para la calderería es el acero laminado, así como vigas de diferentes tipos de aleaciones, formas y espesores. Pero la calderería no solo tiene este uso, pues como puedes ver se trata de estructuras metálicas de grandes dimensiones, un claro ejemplo de esta técnica de trabajo es la Torre Eiffel.

La forma de trabajar la calderería es en piezas grandes y únicas y estas se van soldando a su vez con otras más pequeñas dándole la forma deseada.

Usos industriales de la calderería

Como ya hemos dicho, este tiene diversos usos. Esta se ha utilizado para la construcción de diversos monumentos y edificios emblemáticos, no solo en la Torre Eiffel sino también en la construcción del Museo Guggenheim, el puente colgante de Vizcaya, etc. También se utiliza en la realización de obras navales, como barcos petroleros, gaseros, etc.

Sin embargo, en cuanto a su uso industrial se refiere el más común es el diseño de depósitos, como ya hemos visto anteriormente. Para ello es importante que la calderería sea segura y cumpla con una serie de requisitos, comprobando que el transporte o almacenaje del material es seguro y que no hay lugar a fugas o averías.

Si necesitas una obra de calderería y necesitas unos auténticos profesionales acude a Domingo Serna Construcciones Metálicas y deja que nos encarguemos nosotros de todo. ¡Contacta con nosotros!