El Mantenimiento de estructuras metálicas es la clave para prolongar su vida útil

EL CUIDADO Y MANTENIMIENTO DE ESTRUCTURAS METÁLICAS REQUIERE DE UNAS REVISIONES FUNDAMENTALES. DEBIDO A LAS INCLEMENCIAS ATMOSFÉRICAS Y ALGUNOS AGENTES CONTAMINADORES, SE PUEDEN PRODUCIR CORROSIONES EN EL ACERO QUE SE PRESENTAN COMO HERRUMBRE U OXIDO DE HIERRO HIDRATADO (CONOCIDO COMO ORÍN).

Extender la vida útil de las inversiones en infraestructura debe ser para nosotros una prioridad. Por eso en Domingo Serna, S.L. pondremos especial atención en el proceso de acabado final y superficial. A lo largo de su vida, las estructuras que fabricamos estarán expuestas a factores que podrían provocar su corrosión, tales como la lluvia, viento o salinidad. Esto puede acabar traduciéndose en daños que mermen la resistencia, estética o durabilidad de los elementos, por eso toma especial relevancia el mantenimiento de estructuras metalicas.

Domingo Serna, S.L. (Servicios de Estructuras Metálicas, Calderería y Cerrajería) es una empresa ubicada en el levante Español, que desde 1960 ha ejecutado proyectos de importancia en contratos con varias empresas públicas y privadas del país, empleando las normas y métodos más avanzados en el ramo metalmecánico. Es por eso, que hoy en día somos unos de los principales fabricantes de estructuras y una de las empresas elegidas por cientos de clientes para el mantenimiento de estructuras metalicas.

Humedad y corrosión: El peor MATRIMONIO

La destrucción de metales y aleaciones diversas forma parte del proceso de corrosión de las estructuras metálicas, causado en gran parte por la climatología, fenómenos químicos y un largo etcétera. Su incidencia en la economía, no solo de las empresas, del país tiene un impacto brutal, pues al año se pierden miles de toneladas de metal, además de ser necesaria la reconstrucción de las instalaciones dañadas. Por si todo esto no fuera poco, existen además elementos contaminadores, que provocan una oxidación acelerada de las construcciones metálicas.

Por todos estos motivos, se hacen necesarias labores de inspección y cuidados continuos de las edificaciones. Lo que comúnmente llamamos mantenimiento de estructuras metálicas. De esta manera conseguiremos prolongar la vida útil de los proyectos.

Inspecciones en regla

Para realizar el mantenimiento de estructuras metálicas primero debemos discernir el estado de las mismas. Para eso nos encontramos con varios métodos. Ensayos no destructivos, tintas de penetración, los ultrasonidos o los rayos X. Todos ellos nos permitirán verificar si las soldaduras o elementos están libres de fallas.

Para la verificación de las corrosiones estructurales, nada más sencillo que la propia inspección visual. Gracias a ella, rápidamente podremos determinar el grado al que llega la corrosión de un elemento. Realizado este paso, decidiremos si se necesita aplicar un tratamiento de limpieza, pintar la pieza o bien someterla al galvanizado.

Les recordamos: para que todo esto sea efectivo, debemos realizar inspecciones periódicas.

Conservación y Mantenimiento

Según los técnicos de Domingo Serna, S.L., la corrosión sucede sobre la superficie de las piezas metálicas que entran en contacto con un electrolito (sustancia que conduzca electricidad, como por ejemplo: el agua). Para evitar que esto suceda, debemos encontrar la forma de evitar que dichas reacciones. Podemos decantarnos por un medio pasivo, de inhibición o por proteger los elementos. Normalmente se utiliza el último, aislando la superficie con un revestimiento orgánico (pinturas o un proceso de galvanizado, como la protección catódica).

Traducido al castellano, se procede a recubrir la estructura mediante un metal de tipo anódico, para que se convierta un “cabeza de turco”, corroyéndose en lugar de las piezas que queremos salvaguardar.

Consideraciones para el correcto mantenimiento de estructuras metálicas

No soldar, no taladrar o adherir elementos adicionales, que podrían mermar la resistencia de los elementos, o modificar el estado de las cargas.

Evitar todo tipo de fugas en las instalaciones de agua o de otros fluidos que puedan provocar oxidaciones de los aceros.

Si las piezas están pintadas por todas sus partes, como parte del mantenimiento de estructuras metálicas deberemos mantenerlas limpias para que las pinturas permanezcan en las mejores condiciones, así favorecemos su durabilidad.

El revestimiento de las estructuras con otros materiales, debe mantenerse limpio y sin ninguna situación que lo pueda dañar.

Debido a las dilataciones o asentamientos de los materiales, pueden aparecer con el paso del tiempo, aunque no suele ser común, fisuras en algunas uniones de las paredes o tabiques. En tal caso de duda sobre cómo proceder se debe consultar al personal técnico.

Nunca deberíamos exceder las cargas de proyectadas para la estructura. Por ese motivo, el propietario debería conservar la documentación técnica del proyecto, donde deben figurar los cálculos de cargas de soportes y vigas.

Revisiones: ¿Cada cuando tiempo?

En lo que concierne al mantenimiento de estructuras metálicas, se debe hacer una revisión general al año. Observaremos el estado de protección contra corrosiones (pinturas y otras protecciones o revestimientos) y además también contra incendios, de soportes y vigas. Si fuese necesario habrá que proceder a reparaciones o repintar.

Cada 5 años, se deben reconocer todas las uniones, ya sean soldadas, roblonadas o atornilladas.

A los 10 años, conviene que personal técnico haga una completa revisión general y elabore un informe sobre la situación en que se encuentra cada elemento estructural.

2 comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

USO DE COOKIES Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí: Política de Cookies ACEPTAR
Aviso de cookies