Las vallas metálicas son un trabajo de cerrajería magnífico para mantener la seguridad y privacidad de nuestro hogar. Sin embargo, si queremos mantenerlas en buen estado, debemos tener en cuenta que necesitan mantenimiento. El óxido es el principal enemigo de todo lo metálico, incluidas las vallas metálicas. En este post, vamos a darte algunos consejos de inspección y mantenimiento que te ayudarán a obtener una larga vida y una belleza duradera en tu valla metálica.

Inspección

Este es quizás el paso de mantenimiento más importante que puedes realizar. Si vive en un ambiente de humedad relativamente baja con muy poca precipitación, una vez cada tres meses estará bien. Sin embargo, si vive en un área con temperaturas extremas y mucha lluvia o en un área nevada con salado de carreteras, es necesario revisarlas una vez al mes.

Limpieza

Al igual que se limpia el coche, si se desea  que el acabado de la valla metálica dure y luzca fantástico durante años, debes  limpiarlos con regularidad. Normalmente, basta con enjuagarlo rápidamente y limpiarlo con una toalla húmeda. Sin embargo, si hay excrementos de pájaros, se tendrá que limpiar con agua y jabón. Se recomienda el uso de un tipo de jabón seguro para la pintura, como el que usaría para lavar su coche. Como en el caso anterior la zona donde vive es muy importante. Si  vive en un área que recibe una gran cantidad de nieve y salazón de carreteras deberá limpiarse una vez a la semana durante el invierno para eliminar el rocío salino de ellos y disuadir la corrosión.

Reparación de daños en la pintura

Si, durante una de sus inspecciones visuales, nota que la pintura se está pelando, agrietando o burbujeando, necesita arreglar el problema lo más rápido posible antes de que se extienda. Usando uno de los cepillos de alambre, cepille cualquier pintura suelta o descascarada al metal. Retire cualquier óxido que haya expuesto con el cepillo. Utilizar la imprimación y aplicar dos manos. Deje que se seque y luego aplique dos capas de la pintura anticorrosiva del mismo color.

Atacar el óxido

Eventualmente, incluso con el cuidado y mantenimiento adecuados, puede encontrarse una gran mancha de óxido que necesita atención. Cuando esto suceda, cepille con cepillo de alambre y lije el área afectada hasta llegar al metal desnudo. Aplique un spray activador de óxido. Dejar secar, imprimar y luego pintar.

Con estas instrucciones,  como instaladores de vallas metálicas, desde Domingo Serna, esperamos que pueda mantener por mucho tiempo la calidad en sus vallas metálicas. Si aún no se ha decidido a instalarlas póngase en contacto con nosotros. Son una combinación ideal de seguridad y estética visual.